Fases del tratamiento con implantes

Fases en la colocación de un implante dental

Implantes Dentales.jpg

Los implantes dentales son el tratamiento más recomendado en caso de pérdida de uno o varios dientes. Se trata de piezas cilíndricas hechas de materiales como el titanio, que sustituyen la raíz del diente perdido. La colocación de un implante dental pasa por varias fases y el resultado es una boca funcional y más bonita.

La falta de dientes puede tener graves consecuencias a nivel bucodental. Y no sólo hablamos de estética, ya que los espacios de los dientes perdidos pueden provocar el movimiento del resto de piezas dentales. En algunos casos estos espacios también pueden provocar problemas en la articulación y la rutina de higiene bucodental. Los implantes dentales sustituyen la raíz de la pieza dental perdida, de modo que devuelven la funcionalidad a la sonrisa. Además fortalecen el hueso y frenan el envejecimiento óseo provocado por la pérdida dental.

Etapas al colocar un implante dental

El proceso es indoloro y sencillo, aunque requiere una serie de fases y cuidados para conseguir los mejores resultados.

El primer paso es realizar un estudio de la salud bucodental y el historial del paciente. En la clínica  Miró realizamos un estudio personalizado y adaptamos el tratamiento a las necesidades de cada sonrisa. Lo más importante es analizar el hueso maxilar de forma previa, ya que si no cumple algunos requisitos puede provocar un rechazo del implante. En la mayoría de casos los implantes se integran al hueso maxilar sin complicaciones.

Después se procede a la colocación del implante dental. Esto requiere una intervención quirúrgica, que se realiza con anestesia local. Después de la colocación es necesario pasar unos días de recuperación, en los que el paciente deberá cuidar los hábitos diarios y la higiene oral. Tras la recuperación se pasa a la fase más importante: la osteointegración.

Mediante la osteointegración el implante dental se integra de forma definitiva al hueso maxilar. Este proceso puede prolongarse algunos meses en los que se pueden llevar prótesis provisionales. Pasado este tiempo se procede a colocar la prótesis dental definitiva sobre el implante.

El proceso es lento y complejo, pero el resultado es una boca funcional y más bonita para casi toda la vida. Tras la colocación definitiva de los implantes es fundamental mantener una buena rutina de higiene bucodental a diario. La acumulación de placa bacteriana en los tejidos que rodean el implante genera periimplantitis, que puede provocar el fracaso del tratamiento o el rechazo del implante.

Existen diversas alternativas a los implantes dentales. En caso de pérdida dental muchos pacientes también optan por las prótesis dentales removibles. Aunque también permiten recuperar una sonrisa sana y funcional, son más incómodas y pueden generar algunas complicaciones si la prótesis no se fija bien. Con los implantes dentales podrás recuperar el placer de comer, masticar, hablar y sonreír de forma segura y durante mucho más tiempo. 

Implantes, duran para siempre?

¿Los implantes dentales duran para siempre?

49201322042.jpg

Implantes dentales

Los implantes dentales  sustituyen la raíz de un diente perdido. De esta forma permiten recuperar la estética y la funcionalidad de la sonrisa en caso de perder una pieza dental. Pero, ¿Los implantes dentales pueden durar toda la vida?

Sustituir cuanto antes el espacio provocado por la ausencia de un diente es muy importante. Con el tiempo, este espacio puede provocar la movilidad de las piezas dentales y el paciente podría necesitar ortodoncia para corregir la sonrisa. En este sentido los implantes son uno de los tratamientos más recomendados para sustituir un diente perdido.

Los implantes dentales no son el único tratamiento para reponer un diente perdido. Hay otras alternativas, como las prótesis removibles o los puentes dentales. Pero los implantes presentan varias ventajas respecto estos tratamientos. El implante no compromete el resto de piezas dentales y el puente sí, ya que se adhiere a otros dientes. En el caso de las prótesis, se adhieren a las encías. En cambio, los implantes se fijan a la raíz mediante un proceso de osteointegración, de modo que resultan mucho más estéticos y funcionales. Por ello la mayoría de profesionales recomiendan los implantes dentales como solución a la pérdida dental. Sabemos que los implantes son más seguros, más cómodos y más duraderos. Pero, ¿Duran para siempre?

Los implantes no duran para siempre

No existe un implante dental o una prótesis que garantice una duración para toda la vida. No obstante, sí que es cierto que los implantes dentales son uno de los tratamientos más duraderos para recuperar un diente perdido. De hecho, los implantes pueden durar muchos años, en algunos casos prácticamente toda la vida. ¿Cómo conseguirlo?

  • Mantener una buena rutina de higiene. Es la clave para que los implantes duren muchos años. Una buena rutina de higiene bucodental se basa en el cepillado diario, después de cada comida. Para conseguir una higiene más profunda, no olvides complementar el cepillado con técnicas de higiene interproximal.
  • Estilo de vida sano. Los pacientes fumadores o que descuidan la limpieza tienen más probabilidades de perder el implante o rechazarlo durante la osteointegración.
  • Acudir al dentista con regularidad. Realizar revisiones regulares es muy importante para prevenir el desarrollo de infecciones alrededor del implante.

Con estos cuidados evitaremos la periimplantitis, una de las principales complicaciones de este tratamiento. Consiste en una inflamación de los tejidos que rodean el implante, que en algunos casos puede suponer el fracaso del tratamiento. Con buenos cuidados, los implantes dentales pueden durar muchos años.

¿ Necesito carillas o coronas dentales ?

¿Necesito carillas o coronas dentales?

veneers.jpg

Las carillas y las coronas dentales son tratamientos estéticos estrella para mejorar el aspecto de los dientes. Pero, ¿Cuál es la diferencia y qué necesita mi sonrisa?

El objetivo de ambos tratamientos es el mismo: conseguir una sonrisa más bonita y armónica. Pero en función de los problemas que queremos corregir, es preferible colocar una carilla en vez de una corona dental, y viceversa. Pero, ¿En qué consiste cada tratamiento?

Las carillas dentales son láminas finas de porcelana o composite que se adhieren a los dientes naturales para mejorar su aspecto. Su función es puramente estética y permiten solucionar pequeños errores de color, tamaño o posición. A pesar de cambiar el aspecto, no alteran la funcionalidad de la sonrisa. Las coronas son fundas que se pueden colocar sobre dientes naturales y artificiales y permite substituir su apariencia, capacidad de masticación… Se trata de estructuras completas, más gruesas que las carillas.

La principal diferencia entre ambos tratamientos es que las carillas, además de mejorar la imagen, también devuelven la funcionalidad a la sonrisa.

Carillas y coronas dentales: qué necesito

Las carillas tienen una función puramente estética, mientras que las coronas también buscan recuperar la funcionalidad del diente. Entonces, ¿Qué necesito?

Cuándo necesito carillas dentales

Las carillas permiten mejorar la forma, tamaño, posición y color de los dientes, pero no refuerzan su estructura. Se recomienda si queremos solucionar cambios de color leve en el diente, modificar ligeramente aspecto mediante la forma o tamaño…

Cuándo necesito coronas dentales

Las coronas se aplican en dientes más desgastados y deteriorados por diversas causas, como fracturas por bruxismo o patologías orales como la caries. Por ello se recomiendan cuando el paciente necesita rehabilitar la estructura perdida de un diente, con el objetivo de devolverle un aspecto bonito pero también funcional. De este modo evitamos la pérdida dental, salvamos la pieza afectada.

Son muchos los pacientes que tienen diversas dudas sobre el tratamiento con las carillas y las coronas dentales. Una de las más habituales hace referencia a la naturalidad al sonreír. Hablamos de tratamientos puramente estéticos, que consiguen una sonrisa más bonita y uniforme. Por otro lado en algunos casos es habitual sentir sensibilidad dental tras los tratamientos. Esta sensación no debería perdurar más de unos días; de lo contrario, no dudes en visitar a tu dentista de confianza.

Ortodoncia: ¿ A partir de qué edad es conveniente en niños?

Ortodoncia: ¿a partir de qué edad es conveniente en niños?

tratamiento-de-ortodoncia-estetica-a-distancia.jpg

Tener hijos es una responsabilidad en muchos aspectos. Tenemos que asegurarnos de que estos crezcan sanos y fuertes, y además que todo vaya bien en su desarrollo. Muchos padres se preguntan si estarán haciendo las cosas bien, o si se habrán dejado algo en el tintero: algo que la gran mayoría de familias tiene en cuenta, pero que a su vez suele generar un mar de dudas es la ortodoncia infantil.

Lo normal es que los padres comiencen a prestar especial atención a los dientes de sus hijos una vez a estos comienzan a perder los dientes de leche, en favor de la dentición definitiva.
Los dientes de los niños suelen estar formados por la dentadura completa definitiva (a excepción de los terceros molares) aproximadamente sobre los 12 o 14 años, pero esto no quiere decir que sea esa la edad recomendada para comenzar con la ortodoncia, ni mucho menos.

Hay que tener en cuenta que cuanto menos tratamiento requiera el niño, más rápida, más barata y menos invasiva será.

Dependerá del tipo de maloclusión que presente el niño que se determinará el tratamiento a seguir y su duración, pero lo cierto es que lo ideal es que comencemos con una revisión en la boca del menor allá por los 6 años, incluso cuando no parece que se estén produciendo problemas orales.

Ortodoncia infantil: la importancia de cuidar la salud oral de los más pequeños.

Una vez que el ortodoncista ha valorado tanto la posición como la oclusión dental, sabrá si hay anomalías presentes y cómo corregirlas de la forma óptima.

Si tras la primera revisión el ortodoncista ve correcto el desarrollo, pasaremos a realizar únicamente unas visitas de control.

Comenzando con la ortodoncia

Cuando el dentista encuentra una alteración en la alineación o la oclusión dental del niño, éste pasará a valorar el comenzar el tratamiento de ortodoncia.

Deberemos hacer un estudio completo y comenzaremos con el plan de tratamiento, basado específicamente en las necesidades que presente el niño.

Podemos comenzar con la ortodoncia a partir de los seis años. El tipo de ortodoncia que se realizará es conocida bajo el nombre de “ortodoncia interceptiva”.

Así, conseguiremos hacer un seguimiento de la evolución de la salud oral, para así detectar aquellos problemas que se puedan dar en fases tempranas y tratarlas rápidamente.

La ortodoncia inteceptiva nos permite mejorar el alineamiento dental, para que de esta maner ano tengamos que recurrir a métodos más drásticos una vez llegados a la edad adulta.

Las extracciones dentales, las ortodoncias complejas o los tratamientos mediante cirugía ortognática son un buen ejemplo de técnicas que debemos seguir con frecuencia una vez el paciente es adulto.

Ortodoncia: ¿Fija o interceptiva?

Elegir entre un tipo u otro de ortodoncia dependerá del origen de la maloclusión que se esté dando:

  • Ortodoncia interceptiva

Estos son los llamados aparatos “de quita y pon”, y se usan en los niños más pequeños, cuya dentadura todavía no está formada al completo por la dentición definitiva.

Consisten en unas placas fabricadas usando materiales acrílicos que se sostienen en la arcada dental por medio de unos ganchos de sujeción.

Se usan para corregir la mordida cruzada posterior, para expandir la arcada dentaria o provocar determinados desplazamientos de los dientes.

Son muy sencillos de usar, y el periodo de adaptación no es para nada problemático.

Esta placa se deberá colocar en la boca durante varias horas al día, siempre dependiendo de las indicaciones que nos facilite el ortodoncista.

En este caso, al ser la ortodoncia removible, al igual que todos los otros métodos de quitar y poner, tendrán como determinante el número de horas que se mantenga puesta la ortodoncia. SI no la usamos las horas indicadas, no obtendremos los resultados deseados.

Es fundamental que les enseños a los niños la importancia de su uso, y que los padres también estén al tanto de que los más pequeños la están usando debidamente.

  • Ortodoncia fija

En los aparatos fijos encontramos los brackets como método de elección para colocar una vez hemos terminado con el tratamiento una vez el niño ya cuenta con la dentición definitiva.
El aparato fijo puede ser colocado en el pequeño independientemente de si este ha llevado o no ortodoncia removible.
La ventaja de haber realizado anteriormente un tratamiento de ortodoncia interceptiva es que, aún y necesitando brackets, el tratamiento será mucho más simple que si no hubiéramos hecho nada previamente.

Una vez hemos decidido terminar de alinear la sonrisa mediante la técnica de ortodoncia, tenemos que elegir entre los diferentes brackets que se nos ofrecen:

  • Brackets metálicos: Si bien esta es la técnica más económica, son los que más se notan.
  • Brackets de zafiro: Son totalmente transparente, mimetizándose así con el color del esmalte. Su cose es algo más caro que los brackets de metal.
  • Brackets de porcelana: Si bien son más estéticos, no tienen las mismas capacidades de resistencia y estética que los brackets de zafiro.
  • Brackets linguales: Estos son totalmente invisibles, ya que se colocan en la cara interna de los dientes. Estos brackets, si bien son más costosos, cuentan con la ventaja de respetar absolutamente la estética dental.

Sellantes dentarios para niños

sellantes.jpg

En los últimos veinte años, ha aumentado la conciencia de la importancia de la aplicación de sellantes dentales. Sin embargo muchos padres que no experimentaron este procedimiento en su juventud, deben ser educados para lograr un cierto nivel de comodidad antes de usar el procedimiento en sus propios hijos. Un higienista dental o un dentista pediátrico serán capaces de responder a preguntas específicas sobre los sellantes, pero una comprensión básica de su propósito y cómo ayudan a proteger los dientes también le ayudará a tomar una decisión bien informada.

¿Qué es un sellante dental?

Un sellante dental es una barrera de protección para los dientes de los niños, con el fin de sellarlos de los alimentos y bacterias que producen la caries. Según la Academia Americana de odontología pediátrica (AAPD), "la colocación de un sellante en niños y adolescentes ha mostrado una reducción de la incidencia de caries del 86 por ciento después de un año y del 58 por ciento después de cuatro años." Los sellantes utilizados en conjunto con una rutina de cuidado dental integral, que incluye el correcto cepillado, hilo dental, tratamientos con fluoruro y una dieta saludable, ayudan a mantener la salud dental. Mientras que el cepillado y el hilo dental son componentes críticos de cualquier régimen de salud dental, los sellantes proporcionan una protección adicional para las áreas de ranuras de dientes que se conoce como hoyo y caries de fisuras.

¿Cuáles son los dientes que deben estar sellados y cuándo?

El número de dientes que deben sellarse depende de la incidencia de su hijo hacia la caries dental. La Asociación Dental Americana (ADA) recomienda que se sellen los dientes penetrantes primarios, que son los molares que erupcionan entre los 6 y los 12 años de edad. Cada diente, sin embargo, es susceptible a la caries. Para máxima protección, los sellantes dentales deben aplicarse tan pronto como sea posible después de la erupción del diente permanente. Esto sería alrededor de los 6 años para la mayoría de los niños.

Bruxismo

¿ Que es el bruxismo y como se trata ?

bruxismo-2wq8sc53bfysz9zshpqpds.jpg

Es de gran importancia cuidar la apariencia y salud de nuestros dientes. En nuestro diario vivir, realizamos actividades y construimos rutinas para garantizar esto, sin embargo, no siempre depende de nosotros, ya que podemos sufrir afectaciones involuntarias que nos sean difíciles de controlar o de las que no somos conscientes. Una de estas afectaciones es el bruxismo. A continuación, te presentamos varios síntomas y pistas que definen qué es el bruxismo y que pueden indicar que lo estás padeciendo:

• Sientes que aprietas excesivamente los dientes o los rechinas constantemente.
• Tienes movimientos mandibulares involuntarios o espasmódicos.
• Despiertas con dolor en los músculos faciales, con dolor de cabeza o dolor de oído.
• Te duelen constantemente los dientes o los sientes flojos.
• Tienes dolor o inflamación en la mandíbula.
• Tienes sensibilidad a los alimentos fríos o calientes.
• Notas desgaste en tus dientes o estos tienen lesiones visibles.

Aunque el bruxismo no es una enfermedad peligrosa, vale la pena que estés atento a los síntomas ya que al prevenirlo, puedes mejorar tu salud evitando los dolores descritos y de los que es el bruxismo el responsable en algunos casos.
Como el bruxismo es mayormente una afectación involuntaria, es muy posible que no nos sea fácil detectarlo, por esta razón, es importante visitar con frecuencia al odontólogo, él podrá detectarlo al evidenciar abrasión o erosión en los dientes y recomendarnos un tratamiento adecuado. A continuación, te describimos de forma concisa los tipos de bruxismo.

Tipos de Bruxismo

Podremos encontrar varios tipos de bruxismo que se clasifican dentro de tres grandes grupos: de acuerdo con la forma en que se rechinan los dientes, según el momento en que se presenta, y según el grado de afectación.

Dentro del primer grupo se encuentran el bruxismo céntrico y el excéntrico. El primero se da como resultado del apretamiento entre mandíbulas y trae como consecuencia un daño en el cuello de los dientes, dando como resultado cefaleas y dolores de cabeza. El segundo se da como consecuencia del frotamiento entre dientes y conlleva daños en los bordes de los mismos.

En el segundo grupo: según el momento en que se presenta el bruxismo; se encuentra el bruxismo del sueño que es el que ocurre mientras la persona se encuentra durmiendo. Normalmente, este bruxismo es identificado por terceros (quienes escuchan el rechinar de los dientes) o por el odontólogo quien nota el desgaste. También podemos encontrar el bruxismo de vigilia, el cual se da de forma inconsciente mientras nos encontramos despiertos, generalmente está ligado al estrés laboral y es silencioso.

En el último grupo, se clasifica el bruxismo de 1 a 3 según el grado de afectación, siendo el grado 1 el menos grave y el grado 3 el más crítico. El bruxismo de grado 1 se da por cortos periodos y suele desaparecer sin necesidad de un tratamiento. En el bruxismo de grado 2 y 3 los periodos se vuelven más largos y además el paciente comienza a padecer de ansiedad y de los síntomas asociados con mayor intensidad y frecuencia. En estos grados, el bruxismo requiere una mayor atención y un tratamiento profesional.

Además de las clasificaciones del bruxismo mencionadas, también algunos autores suelen clasificar el bruxismo según la edad del paciente: bruxismo infantil o bruxismo adulto.

Implantes All on 4

Técnica de Implantes All on 4 

all-on-4-dental-implant-costarica.jpg

Una solución para un problema Incluso décadas después de que la colocación de implantes dentales se convirtiera en un método consolidado para restablecer la calidad de vida, muchos de los que más necesitaban ayuda no se podían beneficiar de ellos. Con tantos pacientes que sufren de reabsorción ósea de moderada a grave, encontrar hueso adecuado para colocar implantes es un reto. También existen aspectos financieros, ya que colocar suficientes implantes como para restaurar todo un maxilar podría tener un coste prohibitivo para muchos pacientes. Se necesitaba una nueva solución y el Dr. Paulo Malo la encontró. En 1998, Malo trató con éxito al primer paciente con el concepto de tratamiento All-on-4®. Desde entonces, se ha tratado a cientos de miles de pacientes con el concepto de tratamiento All-on-4® utilizando implantes de Nobel Biocare. Pero ¿qué es exactamente lo que hace que el concepto de tratamiento All-on-4® sea tan popular tanto entre clínicos como entre pacientes? En los próximos capítulos examinaremos qué hace que este concepto sea único y cómo cubre las necesidades de los pacientes.

Qué es el concepto de tratamiento All-on-4®?

1) Restauración de arcada completa con solo cuatro implantes: dos implantes anteriores rectos y dos implantes posteriores inclinados hasta 45º.

 2 Función inmediata (puente acrílico fijo) para los pacientes que cumplan los criterios para carga inmediata de los implantes.

3 Procedimiento sin injertos

 

 

Limpieza Dental

Cada cuanto tiempo debo hacer una limpieza dental profesional ?

¿Te has preguntado muchas veces si deberías hacerte una limpieza bucodental y aún no has resuelto la duda? No te preocupes, nosotros te ayudamos a resolver si una limpieza dental es lo que necesitas.

La limpieza bucodental, también llamada profilaxis oral, es un componente necesario a la hora de conseguir una correcta higiene dental, ya que ayuda a eliminar el sarro y la placa de una manera más efectiva que la limpieza que hacemos diariamente en nuestras casas. El exceso de sarro (placa calcificada) debilita nuestros dientes y nuestras encías, por eso es tan importante acudir de manera periódica al dentista y realizarse una limpieza dental.

La periodicidad para realizar una limpieza dental depende de muchos factores, entre los que destacan: la calidad dental, el tipo de alimentos que ingerimos, el tipo de saliva y, sobre todo, la higiene y cuidados que aportamos a nuestros dientes. No obstante, siempre se recomienda hacerse una limpieza dental cada 6 o 12 meses, dependiendo de los factores anteriormente mencionados.

Si existen o han existido enfermedades en las encías, si se sufre de enfermedades crónicas como la diabetes o enfermedades del corazón, o es una persona fumadora, la limpieza dental debe realizarse de manera más frecuente.

Además de una limpieza bucodental, también recomendamos hacerse revisiones periódicas, para detectar problemas como la gingivitis, caries, etc.

La limpieza dental realizada en la consulta, por el odontólogo, se diferencia, de la higiene que realizamos diariamente, en que en la limpieza dental se utilizan una variedad de herramientas profesionales, para cada zona, que ayudan a eliminar la placa y el sarro que se haya acumulado.

La realización de la limpieza dental es importante llevarla a cabo por los motivos que se exponen a continuación:

– La limpieza dental ayuda a prevenir o protegerse de las caries.

– La limpieza dental ayuda a evitar y ralentizar la pérdida de piezas dentales.

– La limpieza dental ayuda a prevenir las posibles enfermedades que puedan afectar a

nuestras encías, como la gingivitis o la periodontitis.

– La limpieza dental ayuda a eliminar manchas del tabaco y el café.

Mantener el sarro a raya podemos conseguirlo con una correcta y diaria higiene dental , sin embargo, el exceso de placa sólo podrá ser tratado mediante la intervención del dentista, que utilizará las herramientas adecuadas para llevar a cabo una buena limpieza dental.

¡No dudes más y protege tu boca con una buena limpieza dental!